1. De echo, me siento solo la mayoría de las veces.